Cómo educar a un niño más inteligente

Cómo educar a un niño más inteligente
Cómo educar a un niño más inteligente

Cualquier padre querría sin duda que sus pequeños fueran muy inteligentes y capaces de pensar de forma más eficiente. Por eso intentamos darles la mejor educación posible, ya sea a través de un colegio privado o de cursos extra.

Pero hacer que tu hijo sea realmente inteligente va más allá de la educación tradicional.

Aquí tienes 4 consejos que te ayudarán a potenciar notablemente la inteligencia de tus hijos:

Trate a su hijo como a un adulto

Los niños se definen a sí mismos sobre todo en función del trato que reciben de sus padres (o de quien los esté educando). Un niño se comportará esencialmente como un adulto maduro o como un niño pequeño dependiendo de la forma en que sus padres se relacionen con él.

A continuación te ofrecemos algunos trucos que puedes poner en práctica para que tu pequeño se sienta como un adulto y actúe más allá de su edad:

Permítales hacer su propio trabajo. Por ejemplo, dale a tu hijo dinero en efectivo y dile que pague él mismo la compra cuando vayáis a hacerla juntos. Si necesitas orientación durante el viaje, permite que tu hijo sea quien pida esa información a la gente. Haz que tu hijo sustituya las bombillas defectuosas de la casa, si es posible. No importa qué tarea le asignes a tu hijo, siempre que le haga sentirse fiable y responsable.

Háblale con un tono maduro. Cuando tu hijo pueda hablar con normalidad (alrededor de los 3 años), debes evitar hablarle en el tono infantil que suelen utilizar los padres. Debes comunicarte con tu pequeño de la misma manera que lo haces con los adultos cercanos, como tu cónyuge o tu hermano.

Haz que sea lo más independiente posible. Si tu hijo te pide comida en casa, dile que se sirva y coja algo de la nevera en lugar de depender de ti. Lo mismo ocurre con otras rutinas de la casa como vestirse, peinarse, bañarse y limpiar su habitación.

Obviamente, el niño parecerá más inteligente que su edad real si actúa como un adulto.

Trate a su hijo como un adulto
Trate a su hijo como un adulto

Enseñe a su hijo el hábito de la meditación

La capacidad de despejar la mente y concentrarse es crucial para la inteligencia, y la meditación puede ayudar eficazmente a ello.

Los padres deben hacer todo lo posible para enseñar a sus hijos a realizar la meditación desde el principio. Según Healthline, los pequeños de tan solo 3 o 4 años pueden aprender técnicas de respiración que les permitan sentir un cambio en su cuerpo.

Puedes enseñar a tu hijo a meditar en casa haciéndolo realmente delante de ellos. Para no confundir a tu hijo, la práctica de la meditación no debe ser complicada. Lo que quieres es que sea capaz de sentarse, cerrar los ojos y permanecer en silencio.

Intente encontrar una habitación tranquila en la casa y reserve un tiempo específico cada día para meditar con su hijo (quizás 5 minutos como comienzo). De este modo, el niño desarrollará la meditación como un hábito.

Para motivar a tu hijo a seguir con la meditación y que no se aburra, es imprescindible hacerlo siempre juntos. Al menos durante unos meses, hasta que esta actividad se convierta en una rutina para ellos. Entonces, es posible que sólo tengas que acompañarles una o dos veces por semana.

También es una buena idea inscribir a tu pequeño en una clase de meditación para niños (si se ofrece en tu zona). Éstas pueden ser muy útiles, ya que un niño se anima cuando ve a otros niños practicando la meditación. Por supuesto, esto puede llevarse a cabo en casa si tiene más de un niño al que enseñar.

A medida que el niño medita más y más, desarrolla la capacidad de concentrarse y no distraerse, lo que le hace muy inteligente.

Niña meditando
Niña meditando

Mantenga a su hijo mentalmente activo

El cerebro necesita estar constantemente ocupado para agudizarse y ser más eficiente. Esto incluye a los adultos, pero es más importante para los niños que aún están creciendo.

Hay muchos juguetes y juegos educativos disponibles para mantener a tus hijos mentalmente activos tanto como sea posible cada día, como los rompecabezas y algunos juegos de mesa.

Los rompecabezas no sólo son divertidos, sino que hacen que los pequeños piensen y utilicen su cerebro para ensamblar la imagen.

Para minimizar las posibilidades de que tu hijo se aburra, debes conseguir una variedad de rompecabezas que sean apropiados para su edad. Esto significa que también debes traer rompecabezas más desafiantes a medida que tu hijo crece para que se adapte a su capacidad.

También hay juegos de mesa, como el ajedrez, que son estupendos para el entretenimiento familiar en casa y ayudan mucho a estimular la mente de los más pequeños. Por supuesto, esto no se limita al ajedrez, ya que hay otros juegos que estimulan la mente y a los que pueden jugar juntos, como el Sudoku, el Scrabble y el Conecta Cuatro.

Además, hay una forma importante de seguir ejercitando el cerebro del niño y es minimizar su tiempo de pantalla tanto como sea posible.

Cuando el niño está sentado durante mucho tiempo y se limita a ver la televisión (o a jugar a los videojuegos), su cerebro no funciona mucho, lo que puede dificultar su desarrollo mental. Por eso debes limitar el tiempo de pantalla de tus pequeños a 1 ó 2 horas como máximo cada día.

Niño estudiando
Niño estudiando

Inculca a tu hijo la percepción de la inteligencia

La mente de los niños todavía se está desarrollando y formando creencias a una edad temprana en base a lo que experimentan constantemente. Los padres pueden utilizar esto en su favor para potenciar la inteligencia de su hijo.

Lo principal es tratar de recordarle siempre al niño que es inteligente desde el principio para cimentar esta percepción en su cabeza. Hay que empezar a hacerlo como máximo a los 1-2 años (mucho antes de que cumplan los 7).

El proceso consiste en decirle a tu hijo que es muy inteligente siempre que haya una oportunidad. Esto incluye, pero no se limita a, cuando están resolviendo un rompecabezas del suelo, durante su estudio en la escuela y mientras juegan a un juego cerebral.

Además, debes intentar parecer inteligente tú mismo en tus comportamientos diarios. Por ejemplo, debes evitar parecer confuso o perdido delante de tu hijo mientras busca algo que le falta, por ejemplo, el mando a distancia de la televisión o la llave del coche.

También debes proyectar inteligencia al relacionarte con otras personas, lo que incluye ser capaz de hablar con fluidez y entender rápidamente. Esto se debe a que tu hijo te admirará mientras forma su sistema de creencias, que incluye lo inteligente que es.

Niña con percepción inteligente
Niña con percepción inteligente

Conclusión

Estos son 4 métodos que los padres pueden aplicar para hacer que sus hijos sean más inteligentes.

Todos ellos ayudarán a criar niños más capaces mentalmente y que probablemente crecerán para ser más inteligentes que sus compañeros en la escuela, la universidad y el lugar de trabajo.

Tenga en cuenta que lo mejor es empezar a trabajar para potenciar la inteligencia de su hijo lo antes posible (es decir, durante la primera infancia o los primeros años de preescolar), antes de que se forme su percepción de sí mismo y de la vida.

Subir

Esta web usa cookies! Más Información